Quieres comprar la empresa en la que trabajas? Puedes hacer un MBO

  • Por Eva Rodrigo
  • jun. 2014
  • Asesoramiento a Equipos Directivos

Un management buy-out (MBO) es la compra de una empresa por parte de su equipo directivo. La oportunidad de realizar un MBO puede surgir, entre otras circunstancias, cuando:

  • Un grupo decide desinvertir en una división o filial.
  • Una empresa se encuentra en una situación difícil y sus accionistas necesitan venderla.
  • El propietario de una empresa privada no cuenta con relevo generacional y quiere jubilarse.
  • Un interventor judicial o administrador concursal decide vender la empresa para reflotarla.

Tres factores son imprescindibles para la realización de un MBO:

  • Un equipo directivo profesional y comprometido
  • Un negocio sólido y en crecimiento.
  • Una oportunidad de salida atractiva

El elevado importe de las operaciones suele requerir el respaldo de inversores que, mediante su aportación de fondos, contribuyan a materializar la transacción. Generalmente, la deuda es otorgada por entidades financieras y bancos de inversión, mientras que el capital proviene de fondos de capital riesgo.

Equipo directivo

La calidad del equipo directivo, su experiencia, profesionalidad y compromiso con el MBO y el posterior desarrollo de la empresa, es el elemento más importante para que el MBO tenga éxito.

Los fondos de capital riesgo confiarán en que cada miembro del equipo directivo invierta a nivel personal. Se pretende que las cantidades invertidas alcancen cierto nivel de compromiso para las personas involucradas y, aunque variarán según las circunstancias, probablemente sean equivalentes a doce veces su sueldo bruto mensual. En el supuesto de que el riesgo personal sea aceptable, el inversor agradecerá también una inversión mayor por parte del equipo directivo en conjunto. También se puede ofrecer a otros directivos y empleados la oportunidad de invertir cantidades menores.

En la mayoría de los casos el líder del equipo directivo será el director general y será responsable de mantener al equipo centrado en el proceso del MBO.

Negocio

En la mayoría de los casos, los MBOs requieren altos niveles de deuda, sobre todo durante los primeros años, por lo que es necesario un cash flow positivo. Para los inversores, una empresa será menos atractiva si la generación de caja es absorbida por un capital circulante adicional, un crecimiento descontrolado o un alto nivel de inversión.

Por regla general, los factores que ayudan a realizar un MBO son:

• Buen historial de facturación y beneficios, o posibilidades de crecimiento demostrables.
• Que la empresa sea competitiva dentro de un sector estable y en crecimiento.
• Que tenga una gama de productos y servicios completa.
• Que no dependa de un único cliente o proveedor.
• Que cuente con generación recurrente de caja.

Las empresas que avalan los criterios anteriores se suelen prestar a un MBO.

Oportunidad de salida atractiva

Dado que la mayoría de los MBOs dependen de la financiación tanto de los fondos como de la deuda, desde el principio, es necesario considerar la devolución de ambos.

Normalmente, el proveedor de deuda esperará que tanto el interés como el capital le sean devueltos durante un período de tiempo determinado, a menudo de 5 a 7 años.

Sin embargo, los fondos de capital riesgo requerirán una salida de una parte importante de los beneficios que esperan generar a la hora de respaldar la operación. En la mayoría de los casos, su intención es desinvertir a los 3 o 5 años.

Las oportunidades de salida pueden ser:

  • La venta a un comprador industrial.
  • La salida a bolsa de la empresa.
  • La compra, por parte del equipo directivo, de las acciones del inversor institucional

Para ofrecer una salida atractiva, es importante que la empresa:

  • Cuente con ventas y beneficios satisfactorios durante los últimos años comparados con los de otras empresas del sector.
  • Sea capaz de crecer en ventas y beneficios a medio plazo.
  • No dependa indebidamente de uno o varios clientes.
  • Cuente con un equipo directivo dedicado al crecimiento del negocio.

La capacidad del equipo directivo para convencer a los inversores de la viabilidad de su plan de negocio es crítico para el buen fin de la operación.

El papel del asesor financiero es crucial a la hora de evaluar la viabilidad de un MBO y a lo largo de todo el proceso.

Ver las siguientes entregas de este blog: (II) y (III).

 

 

 

Las ideas y conclusiones que figuran en este blog transmiten la interpretación que su autor/a hace sobre asuntos de actualidad y no reflejan necesariamente las opiniones de Livingstone Partners. Son de interés general y no serán interpretadas como consejos de inversión.


Compartir esta página

Contacto/s principal/es