125 años de historia y Trapa sigue adelante

  • may. 2013
  • Industrial
  • Venta
  • España
  • VENTA DE UNA EMPRESA PRIVADA

El equipo de Livingstone especializado en el sector Consumo ha aesorado a la administración concursal de Chocolates Trapa (“Trapa” o “la Empresa”) en la venta de su unidad productiva a la compañía Europraline, propiedad del Grupo Lacasa (“Lacasa”), y de la familia palentina Calvo.

Si bien sus orígenes se remontan al año 1891 en el monasterio trapense de San Isidro de Dueñas (Palencia), Chocolates Trapa fue constituida en 1964 en la misma localidad, para dedicarse a la fabricación de chocolate y elaboración de bombones. La empresa fue adquirida en 1982 por Grupo Rumasa (familia Ruiz Mateos) que mantuvo las fórmulas tradicionales adaptándolas a la demanda del mercado. La empresa fue expropiada un año más tarde para volver a ser comprada de nuevo, en 1992, por el Grupo Nueva Rumasa. Desgraciadamente, y a pesar de numerosas inversiones llevadas a cabo para modernizar las instalaciones de Trapa y ampliar las líneas de su marca, la millonaria y mediática deuda del Grupo Nueva Rumasa provocó que Trapa se acojiera a la Ley Concursal a mediados de 2011.

Fundada hace 150 años en Jaca (Huesca), Lacasa es una empresa de origen familiar cuya actividad se centró desde sus inicios en la producción de chocolate. Con una plantilla de 500 personas repartidas en 4 fábricas en España, Lacasa es un productor líder en el mercado español no sólo de chocolates, sino también de dulces infantiles, turrones, bombones y caramelos. Asimismo, el Grupo cuenta dos filiales comerciales en Lisboa (Portugal) y Buenos Aires (Argentina) incluyendo un centro productivo.

Livingstone fue contratada por los administradores concursales para asesorarles en el proceso de venta de la unidad de negocio de Trapa e identificar, con carácter prioritario a un comprador extranjero. Livingstone registró un elevado grado de interés por parte de operadores internacionales, sin embargo, todos ellos mostraron claras reticiencias frente al hecho de que la empresa no fuera propietaria de la marca. Finalmente, el equipo de Livingstone procedió a potenciar los contactos realizados con operadores nacionales y la oferta presentada por Lacasa fue elegida por los administradores concursales.

Ximo Villarroya, Socio de Livingstone España comentó: “Con el objetivo de establecer un proceso de venta competitivo, la administración concursal contrató nuestros servicios de asesoramiento competitivo. Tras haber contactado con practicamente todos los fabricantes mundiales de chocolate y dulces, el proceso se centró en los cuatro interesados que mayor profesionalidad mostraban, haciéndose finalmente Lacasa con la adjudicación de la Unidad de Negocio. En nuestra opinión, Lacasa, socio industrial de Europraline, presenta el mejor perfil y el plan de continuidad industrial más sólido para todos los afectados en el proceso, en particular para los trabajadores de Trapa”.


Compartir esta página

Principales miembros del equipo involucrados en la operación

LEER Todas las