El sector hospitalario, una oportunidad de negocio para el capital riesgo extranjero

  • feb. 2014
  • Healthcare

Pese a la caída del capital riesgo y a la captación de fondos en España durante este último año, comenzamos a escuchar en los medios que los inversores extranjeros han puesto el foco en España y cada vez más se producen inversiones procedentes del exterior.

Si bien es cierto que gran parte de estas operaciones son esencialmente inmobiliarias y en el mercado de capitales, también es cierto que tienen lugar en sectores estratégicos como es el caso del sector hospitalario.

No importa la crisis generalizada del capital riesgo, la presencia de los fondos crece cada vez más en el sistema sanitario español. Las operaciones y la cuantía de las inversiones aumentan cada año. Hospitales, centros quirúrgicos, clínicas especializadas, biotecnología y residencias de la tercera edad son las principales apuestas.

Pero sobre todas ellas destacan las inversiones en infraestructuras sanitarias en el sector privado, que abarcan la mayor parte de lo invertido en España y está casi en su totalidad en manos de fondos extranjeros.

Pero, ¿por qué resulta tan atractivo este sector? Y ¿Por qué está entrando capital foráneo en nuestro sistema sanitario?

Por una parte, opino que la creciente inversión extranjera nace como alternativa a la escasa financiación nacional, hecho que ocurre en otros sectores. Por otro lado, la salud es económicamente menos sensible a la crisis que otros sectores más cíclicos.

También puede entenderse como un reenfoque de los gestores de los fondos hacia sectores hasta ahora menos tradicionales, como medida para diversificar las posiciones actuales de sus carteras.

Además, aunque la sanidad pública española pasa por momentos difíciles, la privada goza de buena salud y con un ritmo de crecimiento vertiginoso, principalmente en los  subsectores de las aseguradoras y grupos hospitalarios. La sanidad privada en España está lejos de haber alcanzado su madurez.

Existen sólidos argumentos que apoyan esta teoría como son el aumento de la esperanza de vida y las enfermedades crónicas, el rápido progreso tecnológico que empieza a estar presente y el desarrollo de la medicina personalizada.

Por ello estos últimos años hemos asistido a operaciones de gran calado como la mayor operación de la historia del capital riesgo en sanidad en España, con la fusión de USP Hospitales y Grupo Quirón. La operación resultó posible gracias a la entrada del fondo de capital riesgo británico Doughty Hanson. Mientras CVC recompró en 2011 al Grupo Capio (ahora IDC Salud), uno de los principales actores del sector.

En esta línea durante 2013 la británica Circle Holding y la americana AWC tantearon el mercado sanitario nacional. Por su parte el fondo de inversión del banco británico Lloyds Investment manifestó su interés por varias de las concesiones hospitalarias del grupo Sacyr. Blackstone estuvo interesado en la posible venta de la prestigiosa clínica catalana Teknon, que finalmente cayó en manos de Quirón, además de entrar en la puja por Ribera Salud. También el fondo de capital riesgo HIG Capital mostró su interés por el grupo valenciano, si bien esta operación nunca llegó a materializarse. Todo ello sin olvidarnos de las adquisiciones de Sanitas (en manos del fondo británico BUPA) como el Hospital de Torrejón en Madrid o el de Manises en Valencia.

El sector hospitalario está inmerso en un proceso de consolidación de su industria, pero sobre este asunto os hablaré próximamente en un nuevo blog.

 

 

 

 

 

Las ideas y conclusiones que figuran en este blog transmiten la interpretación que su autor/a hace sobre asuntos de actualidad y no reflejan necesariamente las opiniones de Livingstone Partners. Son de interés general y no serán interpretadas como consejos de inversión.


Compartir esta página